En ocasiones no podemos viajar con nuestra mascota, entonces nos vemos en la necesidad de buscar una persona cercana que lo cuide, pero si tampoco puede, entonces la segunda opción es dejarlo en una pensión.


Las pensiones se especializan en cuidar tanto a perros, como gatos o aves, que son los animales que comúnmente tienen los mexicanos.

En la custodia y alojamiento temporal de la mascota, las pensiones piden al dueño que lleve el alimento. También cuentan con especialistas que cuidan animales no solo de compañía sino de servicio, que son los que tienen adiestramiento.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor, tienes que checar que la pensión tenga el espacio suficiente para que tu mascota pueda sentirse cómoda y que te den un contrato donde sean claros en el precio del servicio y la forma de pago.

Aclara la institución, que comúnmente no incluyen el servicio de veterinario, ya que en caso de requerirlo tiene un costo extra.

Las pensiones también te piden lo siguiente:

  • Mascota con edad mínima de 4 meses.
  • Copia de cartilla de vacunación.
  • Llevar alimento e indicación de horario de comida.
  • Dejar los implementos con los que está familiarizado como collar, correa, cama, juguetes o la cobija o manta con la que le gusta cubrirse.
  • Tienes que llenar un cuestionario sobre las características de tu mascota como carácter, convivencia, etc.


Si tienes que salir de vacaciones o realizar un viaje de negocios, date el tiempo para encontrar la pensión adecuada.